domingo, 18 de septiembre de 2011

CELESTE

No comprendo el olvido
que le sigue al cariño,
como si el amor fuese un signo
de cosas que se han ido.

El pasado es un fastidio
de recuerdos comprimidos
en palabras siempre rotas
como quejas o suspiros.

Cada poema que concibo
se parece siempre al mismo,
a ese escrito que no puedo,
nunca logro su sentido.

Será que los recuerdos perdidos
se han llevado también consigo
los sentimientos confundidos
con gotas de lágrimas y rocío.

Todo ahora es simplemente
una rara luz que divaga siempre
como un ave perdida en un cielo
que alguna vez fue celeste.

No hay comentarios: