domingo, 27 de abril de 2008

PLEGARIAS

Un silencio nuevo
entre tantos silencios.

Un fracaso en otro intento
de tantos fallidos intentos.

Una derrota que se suma
a la estadística de derrotas.

Y lejos... muy lejos muere
el sol que en el horizonte
lentamente se arroja.

Adiós a su calor y luz,
bienvenidas las estrellas
que saben tu nombre y rezan.

Plegarias que apenas
rozan, desde tan alto, la tierra
donde ambos nos alejamos

con el alma inquieta.

TODA MÍA

Esperando, siempre viendo por la ventana,
quizás con la esperanza de verte llegar
como si te hubieras ido en la mañana.

Sonriendo sin esa carga de palabras
que me dejaste escritas y se repiten
en mi cabeza como afiladas dagas.

Que desgarran las ilusiones, los sueños,
cada uno de mis intentos por renovar
este universo que se ha vuelto un infierno.

Una sucesión infinita de días de rutina,
sabiendo que estás y estarás siempre lejos;
culpa, perpetuamente lo es y será, toda mía.

Como negar que te quise, como olvidarme
que aún te sigo amando y no concibo
que estemos así, tan distantes.

Pero ha sido así en esta vida,
alguna vez, quizás, consiga el milagro
de lograr algo más que tu partida.

viernes, 25 de abril de 2008

ÚLTIMA ESTRELLA

Se quiebra la noche
y muere la última estrella.

Sin sol el día regresa
y nada es ya como era.

Las flores no esperan
porque están muertas.

Ni las aves en sus nidos
cantan aquellos trinos.

Hoy es todo tristeza,
lluvia y olvido.

Hoy es como si el tiempo
perverso haya repetido

todo lo que ha pasado
al quedarse conmigo.

SIN SENTIDO

Cada palabra es silencio
de muchas cosas que no digo.

No es por malo
es que no he podido
romper este extraño signo.

Si mis manos en vano
siempre tocar han querido
el cielo infinito.

Y las estrellas son pocas
para sumarlas a todas
comparándolas contigo.

Como si fuera imposible
alejarme del destino
me quedo sombrío.

Como una sombra
que se esconde del sol
que a borrarla a venido.

Pero no puedo y lamento
haber dejado morir todo
poco a poco, sin sentido.

MENTA Y ROSAS

Festeja la belleza
que te ilumina el alma.

Tu mirada es una espada
que corta la noche fría.

Y las mañanas contigo
tienen la frescura del alba.

Los días son una delicia
de menta fresca y rosas.

Un beso de tu boca
y el aroma de tu piel amada.

Tus cabellos en mis manos
son como una suave cascada.

Que termina en tu espalda,
remanso de mis manos enamoradas.

Nada es como era antes,
un mundo inerte y sin nada.

Conocerte fue quererte,
llenarme de la luz de tu mirada.

MISTERIOSO SENTIDO

Hoy es un día hermoso,
el sol brilla en el cielo,
las aves cantan con alegría
sus acordes perpetuos.

La gente sale a las calles
con su ritmo de siempre,
entre resignación y rutina
esperando su momento.

Los autos van y vienen
como insectos sin rumbo
en una senda repetida
con el devenir del tiempo.

De vez en cuando algún niño
parece descubrir el secreto
que guarda en sus entrañas
la vida que pasa en silencio.

Y desde mi ventana cerrada,
por sus rendijas observo,
a las flores primerizas
de un jardín que está lejos.

Me quedo en casa pensando
que todo este universo
tiene un sentido misterioso
que se descubre en un beso.

En una palabra, un gesto,
un paso quizás equivocado;
la vida puede sorprendernos
cuando menos lo esperamos.

MARIACHI ERRANTE (*)

Dispara aquí en mi pecho,
no dejes ni una bala
en ese revolver viejo.

Que tu voz sea lo último
que mis oídos escuchen
aunque digas palabras
llenas de resentimiento.

Aunque quiera abrazarte
y tú solamente pretendas
estar lejos donde no pueda
volver a encontrarte.

No quiero más esta vida
de mariachi errante,
de vagabundo cantante;
si no estás conmigo, nada vale.

(estribillo)

He sido bueno contigo,
no hice más que amarte,
pero tú nunca has podido
de mí enamorarte.


(*) Intento fallido de canción mejicana

DE MANERA INFINITA

Quiero decirte
de manera infinita
que te quiero.

Mover los astros en el cielo
para que escriban tu nombre
y mi nombre juntos, todo el tiempo.

Que la luna se vista de cobre
y pinte en el ocaso los colores
de la tierra y el fuego.

Que el tiempo se haga perpetuo
para que seamos siempre jóvenes,
para que nuestros frágiles cuerpos
no conozcan el sufrimiento.

Que nuestras almas sean una,
a la par, juntas, latiendo
al compás de los latidos
de un corazón inmenso.

Quiero que veas y comprendas
que tan sólo por un beso
las aves cantan emocionadas
los mejores de sus arpegios.

Que no existe nadie ni nada
superior a uno de tus cabellos,
porque eres la razón de todas
las razones que yo tengo.

Que te quedes y me quede
así, en un abrazo sincero;
no habrá muerte que ciegue
con su hoz este sentimiento.

No habrá palabras ni destellos,
en las noches, que quiebren
la luz de tus hermosos ojos
iluminando mis pensamientos.

PALABRAS ROTAS

Hace tiempo quiero
decirte tantas cosas
que me pongo a escribir
en todos los momentos
palabras siempre rotas.

Me quedo frustrado
porque nunca puedo
cifrar lo que siento
entre los garabatos
artificiales que poseo.

Me gana el silencio
hundido en la agonía
de saber que nunca sabrás
lo que por ti siento.

Aunque he hecho el intento
de decírtelo en persona,
digo menos de la mitad de todo
lo que en el alma tengo.

Por eso trato y trato
de ser poeta y con este trazo
volar muy alto hasta los espacios
sublimes de la poesía hermosa
donde mis sentimientos plasmo.

Me quedo a medio camino
entre un poema y esto que escribo;
será que no hay palabras posibles
para decirte que te quiero como nadie
alguna vez te ha querido.

lunes, 21 de abril de 2008

ADIÓS AHORA

Descubro que es imposible,
un sueño de locos, vernos.

Que nunca me quisiste,
que nunca supe como quererte,
es algo que siempre lamento.

Haberte perdido de esta manera,
sin solución, ni regresos.

Y siempre es culpa mía
todo el mal que nos hacemos.

Todo el tiempo vivido está muerto
en un pasado que no alcanza
para renovar el tiempo.

Ni tu sonrisa, ni tus besos
volverán a ser míos como una vez
soñé que podía serlo.

Adiós te digo ahora,
algo que hace rato tuve que haber hecho.

Dejarte con los recuerdos perdidos,
con aquellas horas que no volvieron
cuando fuiste mía o, por lo menos,

podía ilusionarme con eso.

domingo, 20 de abril de 2008

ABSTRACTA (*)

Nunca he tenido buenas percepciones de la realidad, o lo que algunos conocen como realidad. En verdad, me suelo ensimismar en mis cosas, en mi mundo, veo el reflejo de mis sueños en los demás. Pero esta historia, este breve relato, no versará sobre mí, aunque me cuesta salir de mi narcisismo, esta historia va a hablar de ella, o de lo que yo creo que es ella

Uno no termina de recordar exactamente como llegó a conocer a alguna persona y más todavía en que momento comienza el amor. Tal vez el amor exista desde antes, de manera latente en el corazón o el alma, esperando para hacerse presente.

La conocí, digamos, un día cualquiera de junio, de esos días grises y fríos, esos días en los cuales se respira algo de magia en el aire; ella estaba de pie frente a mí, con su manera tan especial, con su trato delicado, sus cabellos largos y su piel de luz de luna. No me di cuenta en aquel instante de lo que había encontrado: un tesoro hecho de la esencia de mis sueños.

Me dejé llevar por su belleza, por su simpatía, por su aparente fría pero sutil disposición hacia la gente. Hecho el cual convertía en milagro todo buen gesto, toda buena atención hacia mi persona, simplemente por el hecho de que esperaba algo especial de ella. Como una manera de darle rienda suelta a las ilusiones que siempre llegan.

Se antepuso el mundo interior al frío exterior de números y calidad productiva, por uno más íntimo de miradas y sonrisas, de charlas inútiles, de horas sin hacer nada más que soñar que me quería. Y eso con el tiempo duele, porque la realidad se antepone sobre todo, o eso intenta constantemente. Sería de locos o necios no ver lo que se sostiene entre las manos, no darse cuenta que todo es una quimera.

Pero la naturaleza de poeta es tenaz y uno persevera en esos encuentros, se distrae midiendo el tiempo no en horas, sino en la longitud de sus cabellos, en el color de sus ojos, o su sonrisa. Al final, cuando se termina, cuando ya no hay excusas para verse con quien amamos de manera idílica nos quedan los recuerdos de aquellos sueños de los cuales nacen versos, muchas palabras que mencionan posibilidades que quizás nunca fueron certezas.

Nada importan el mundo, el dinero o las cifras que dejan los proyectos, previas y finales. Simplemente existe el milagro de querer, de esperar un beso imposible, de ser parte de un anhelo, unir nuestra vida a otra y tener una nueva historia, otra vida.

Pero iba a hablar de ella, aunque, como leerán, existe un cristal por el cual no se ve a través sino que es un espejo donde pongo mis sueños. Y quizás por eso ella no sea más que eso, porque no niego que existe y que existe la posibilidad de querernos, pero no niego tampoco que todo esto no sea nada más que una locura nacida de un leve reflejo.

Porque tal vez este amor sea un sueño, porque fracaso en el mundo si de cifras hablamos, si medimos el éxito en cantidad, porque mi destino será quizás la nada, eso no importa si me llevo dentro, muy dentro, la calida sonrisa de aquellos momentos, fugaces, leves e inciertos en el alma.

Ella está ahí; su cuerpo es de este mundo, su alma de mundos inciertos. Y si existe gente como ella en el mundo cotidiano que nos rodea, lleno de guerras, de injusticia, muerte y hambre. Luchando día a día para hacer mejor, aunque sea un centímetro de este planeta, juro que vale la pena estar de este lado. Vale la pena seguir andando.

Aunque, lo digo una vez más, me es difícil develar que es verdad, metáfora o destello de estrella lejana. Puede ser que ella no exista nada más que en estas letras y que la mujer de la cual hablo sea una vacua silueta. Pero si ella es real en lo que se dice la empírea es bueno ser poeta, es bueno soñar porque los sueños valen la pena, llenarse el alma de dulzura al saber que no es de locos imaginar que hay gente buena en esta tierra.

Porque esta gente existe y yo descubrí una de ellas. Por eso la amo, por eso la sueño, por eso la llevo grabada a fuego en el alma, la reflejo en la pantalla de la realidad nuestra.


(*) Intento de prosa poética

ILUSIÓN QUE TUVE UN DÍA (*)

A veces, el destino se anuncia en pequeños detalles, simplemente hay que estar atentos a esas señales que son como estrellas fugaces.

Un día cualquiera. Un mes cualquiera de un año más de tantos.

La rutina era un cúmulo de hechos que, por iguales, pasaban ya desapercibidos. Pero aquella vez, aquella tarde, algo iba a cambiar todo para siempre.

Y no iba a ser un día cualquiera, en un mes sin importancia. Así son los milagros.

Salía del trabajo, lo recuerdo, y de repente fui atravesado por el fuego de una mirada que no había visto antes. El tiempo no pasa en esos momentos y no sé como dejé mi camino para a ir a un extraño encuentro.

Era como la imagen de un espejo. Un reflejo, un destello en la noche que me hizo ver todo diferente. Todo era igual pero a su vez distinto. Las flores, el cielo, hasta la gente de siempre.

Pero estaba ahí... Mirándome de frente, de pie entre todos y era como si estuviéramos solos, como si el universo fuera un telón para aquel maravilloso acontecimiento. No sé si hubo palabras, no sé si le dije algo, si la tomé de la mano, pero la recuerdo sonriendo.

Dándome una paz infinita y una alegría como un océano.

Desde aquel instante algo en mi ha cambiado, algo es mejor dentro de mi pecho. Puedo ser valiente, loco, poeta y bohemio sin medidas. Dejarme caer en las esquinas y caminar bajo la lluvia sin paraguas. Besar las flores siempre tímidas.

Las noches tienen fantasías de soñar despierto. Los días son la maravilla más linda. Si hasta la luna me brinda colores para las melodías de las aves que tantos poemas recitan.

Será el amor lo que me brinda esta alegría y esta tristeza honda que me martiriza. Será el amor lo que me impulsa y, su vez, me paraliza.

Uno teme perder todo en un segundo y, a su vez, sabe que no existe eso que llaman tiempo, eso que miden los relojes con sus números perfectos.

Pero estaba ahí... la recuerdo muy bien. Como una imagen de belleza entre las tinieblas de una rutina que agobiaba mi vida, un laberinto que no conducía a nada más que a una oscura desidia.

Quizás algunas vez más pueda volver a verla. Pueda volver a tener aquella dicha que es un recuerdo o una ilusión que tuve un día.


(*) Otro intento de prosa poética

martes, 15 de abril de 2008

HERMOSA

Eres hermosa
más que las mariposas.

Más que las rosas
en un jardín perfecto
de primavera maravillosa.

Más que la aurora
antes del amanecer
con un sol que se sonroja.

Eres hermosa más que todo,
más que los paisajes
preciosos de esta tierra.

Hermosa como la sonrisa
de quienes nos aman
e iluminan nuestra vida.

De aquellos que están siempre
aunque sean simples recuerdos
de cosas que ya no se tienen.

Como el tiempo que es breve
pero a su vez eterno y bueno
cual sol en invierno.

Hermosa como el sentimiento
de un amor que no entiende
de olvidos ni distancias.

Ni de rencores, ni reproches;
hermosa como lo es la noche
colmada de estrellas

que susurran tu nombre.

HASTA TU CASA

No esperes que te diga
lo que te dicen siempre:
que eres hermosa, un hada
que flota entre rosas.

Un sueño que se toca
con un suspiro de esperanza
y que te hace dios un instante
rozar tus manos blancas.

Que mirar tus ojos profundos
es ver todo un hermoso mundo
y sentirse parte de tu alma
que ilumina siempre ufana.

Que las noches son breves
si contigo abrazado se pasan,
que la luna muere de envidia
reflejada en tu mirada.

Podría decirte, quizás,
que no existe una cifra
para decirte lo que podrían
contarte mil gorriones al alba.

Que mis palabras son efímeras
y nunca alcanzan sus letritas
para dar a conocer lo que significa
morir cuando me faltas.

Que existe un cielo y una tierra
en este universo y es aquella
pequeña ilusión que alienta
mis pasos hasta tu casa.

PUENTE DE SUEÑOS

Un arco iris está compuesto
de miles de pequeñas gotas,
tan livianas que flotan
en el aire que las transporta.

Y la luz de rompe en siete partes
que son los colores que la componen,
maravilloso milagro es ver un arco
inmenso puente de sueños.

Fantasías de duendes con dinero,
al final de los arco iris,
metas imposibles de aquellos
que en lo material piensan.

Para algunos son mágicos lagos
donde se bañan todas las aves
y de ahí obtienen sus bellos colores,
tanto brillo y tanta belleza.

Para mí es la fuente de aquellas
palabras que se deslizan en el teclado
y colman hojas virtuales con poemas
que quizás alguna vez alguien lea.

Arco iris de estrellas,
mariposas que ya no vuelan,
ilusiones que no regresan
se diluyen lentamente.

Cuando el sol termina su vuelta
llega la noche con sus estrellas,
y en el alma nos queda una ausencia
de colores que no regresan.

UN SOL Y UN CIELO

Quizás esté vacío
como el espacio infinito;
no haya flores de ensueño
en los jardines de mis deseos.

Ni poemas hermosos
que narren acontecimientos
de amores llenos de dicha,
magia, caricias y besos.

Pero encontré una luz
en los ojos aquellos
que por imposible y lejana
no deja de ser digna.

No deja de ser el camino
que siguen mis anhelos;
si una vez soñé con ella
y sonreí un momento.

Una vez desperté y el día
tenía un sol y un cielo,
los pájaros alegres cantaban
canciones que no recuerdo.

SORTILEGIO ENAMORADO

Nos sorprendió la luna
en un sortilegio de locura;
hechizo que nació en las sombras
donde nuestras manos se encontraron.

Caricias hechas de miel y delicados
besos nos acompañaron toda la noche,
al compás de la brisa de un suspiro
marcado por su calidez de seda.

Las estrellas se quedaron
en el silencio de quien contempla,
salvo dos o tres que cayeron
para cumplir nuestras quimeras.

La casa se llenó de aquellas
mismas ilusiones viejas, de antaño,
las mismas de los primeros amores,
las mismas que siempre guardo.

Cuando era joven y los sueños
formaban parte del cuadro pintado
con los colores maravillosos
de la inocente pasión que dejamos.

Porque el corazón no se hace viejo,
no se quema con el fuego del engaño
ni se congela con el frío del olvido,
late con fuerza, con brío ante un cariño.

El sol llegó luego, brillando en lo alto
despertando los pájaros que cantaron
su canto más romántico; no estábamos solos,
estabas conmigo, estaba contigo respirando
el aire mágico de amarnos.

DÍAS PARA RECORDARTE

Te conocí sin buscarlo,
cuestiones del destino
que cruzaron nuestros caminos
una maravillosa tarde.

Inmediatamente me sentí amigo
de estas ganas de encontrarte,
de hablar de lo que sea
con tal de poder visitarte.

Llenarme el alma de la dulzura
de tu personalidad amable,
el corazón de aquella sensación
de sentir el mundo más habitable.

Tener primaveras constantes
aunque el invierno arrecie
con su muerte de rosas
y de desnudos árboles.

Porque, aunque ahora no sepa
donde poder hallarte,
le has dado a mi vida
una esperanza constante.

Una razón verdadera
a todas las estrellas que nacen
de aquella, tu afable presencia,
en mis días para recordarte.

SONRISA DE ENERO

No fallan las palabras
cuando con discreción se guardan,
ni las miradas espejos, dicen, del alma.

Por eso el beso aquel que no esperabas,
por eso el silencio que inundó la casa,
se llenó de anhelos bajo una luz muy clara.

Más allá de todo lo dicho, más allá
de lo que uno imaginara la verdad, a veces,
queda cifrada en gestos no en frases armadas.

Aunque quizás no haya sido la mejor idea
acercarme de esa manera, en verdad te quiero
y no pretendo perderte al alba.

Como la luna que se escapa difusa a lo lejos,
se pierde de vista en la nada infinita
de un inmenso cielo que se aclara.

Pero regresa cada noche aunque sea un atisbo
de lunas quebradas, pronto legará a ser llena,
luna completa que iluminará pasos en la madrugada.

Y esa noche fue la noche para decirte lo que siento,
no con palabras, si no con hechos, con el simple gesto,
sublime y sincero de un beso que nació hace tiempo
bajo tu sonrisa en enero.

DIGNO DE OLVIDARSE

No escondas el rostro
entre tus manos hermosas,
deja que tus ojos iluminen
aquellas ilusiones rotas.

Que las horas sean otras
y no estas que no atesoran
el valor de un amor
que a los ángeles evocan.

Porque del cielo proviene
la capacidad de enamorarse
y es de humanos equivocarse
partiendo al medio la luna

de tantas noches errantes.

Dejando que se corrompan
las flores más hermosas
en pobres ramitas muertas
que nada perfuman, tristeza

destila su imagen en el paisaje.

Por eso, quiero que destaques
con tu mirada lo bueno que deja
amarse tanto y tanto, siempre,
aunque ahora todo de tristeza sea

un motivo digno de olvidarse.

AUDACES

Nunca digas nunca,
porque nunca es mala palabra

quedarse quieto mata
cada una de nuestras esperanzas.

Hay que salir a la calle
con una sonrisa cotidiana.

Al mundo lo cambiamos nosotros
con nuestros pequeños actos.

No con vacías palabras,
esperando milagros.

Porque Dios nos ayuda
pero si nosotros trabajamos.

Es de cobardes y necios esconderse
tras las tristes excusas de siempre.

Las revoluciones que funcionan
son las pequeñas, las silenciosas,
porque vienen desde abajo, desde la base
y eso es lo que debemos cambiar: la cultura.

Aunque parezca que nunca será probable
a esta vida la llevaremos adelante
si todos juntos formamos parte
de un equipo de amigos en este arte.

El arte de lo minúsculo, de lo importante,
porque valen más, mucho más, una sonrisa,
un gesto amable, la ayuda desinteresada
el sacrificio constante por servir.

Dejar de lamentarse por lo que no vale,
por lo perdido, lo malo, saber que hay
gente que hace de este mundo un lugar
digno de habitarse.

Seamos nosotros la razón del cambio,
a este mundo lo llevaremos adelante
con las manos abiertas, con el alma
y el corazón llenos de fe y muchas ganas

de ser realmente audaces.

LUNA

Mi luna...

¿Dónde estarás ahora?

¿En los campos donde el trigo
se hace mar cuando el viento sopla?

¿En el mar que te refleja?

¿En las palabras de algún poema?

¿En el silencio que se quiebra
con el ruido leve de la brisa?

¿En una mirada, una sonrisa?

Mi luna...

Hecha de plata y sombra.

¿Estarás en algún precipicio
que el tiempo hace de los olvidos?

¿En alguno de esos abismos?

¿Navegando el espacio infinito?

¿O acaso inspirando el amor
para aquellos que se encuentran?

¿Para aquellos que te han visto?

Dime mi luna de anhelos

donde estás ahora, en este momento.

Porque las horas se han vuelto
un espacio donde el tiempo gira

se repiten los acontecimientos.

Una y otra vez llegan los recuerdos.

Necesito olvidar, dejar atrás todo
para comenzar de nuevo.

Para vivir sin ella, sin sus besos.

AMOR, SUEÑO, VIDA

Un sueño es esta vida

el sueño distante
que no se alcanza.

Las horas quebradas

en los relojes inútiles
son los días que se escapan

como la escarcha en las mañanas.

Como las palabras enamoradas

mariposas amarillas
que flotan entre las hojas

secas de otoños que no pasan.

Como el arco iris en el cielo

cerca de un horizonte que nunca
jamás comprenderemos.

Como jamás comprenderemos el amor,

maravilloso y único sentimiento,
que se hace caricia en nuestras manos

besos en nuestros labios.

Tristeza en nuestro cuerpo
cuando, como la vida, lo perdemos.

Sueño... mágico sueño el amor

el amor y la vida que nada es
si por él no se dignifica

no se muere a la vida

si perdemos la vida por unos ojos,
nuestra sonrisa es su sonrisa.

El amor es la cifra exacta y desconocida

de todos y cada uno de los latidos
que nuestro corazón cobija.

amor... sueño... vida

Todo es uno y es parte del todo,
universo de sentimientos...

tristeza y alegría.

REGRESO

Las flores aquellas...

las que olvidé hace tiempo,
regresaron con el viento.

Pero ya no son flores

ahora son caricias,
ahora son besos.

Ahora son espejos
donde te veo más linda,
descubro que este amor
no ha muerto con el tiempo,

Este amor simplemente dormía

acurrucado en el silencio,
esperando tu regreso.

Las mismas palabras,
la misma mirada, tu voz
diciéndome te quiero
en cada uno de mis sueños.

LEJANO

Mi amor...
amor que se quiebra,
amor que se muere,
amor que se olvida.

Amor maravilla
de noches infinitas,
de historias compartidas,
de música y poesía.

Amor que sentía
único y razón absoluta
de todos y cada uno
de nuestros días.

Amor que ahora...
pensar que parece,
al verlo ahora, mentira,
sin luz, sin alegría.

Es que se nos murió
poco a poco se nos moría,
en cada palabra mal dicha,
en cada mirada perdida.

Amor lejano
como la primavera en invierno,
deja al menos un recuerdo,
la esperanza de tu regreso.

SIN TU MIRADA

Acaso el viento sople
desde el sur esta mañana

lo cierto es que un frío
muy azul de nostalgia
ha entrado en casa.

Mi alma es una más
de tantas lágrimas derramadas

pedazos de lo que antes
fue un sueño, un proyecto,
son recuerdos que se apagan.

Las hojas secas vuelan,
entran por la ventana

como amarillas mariposas
de vuelo incierto
a descansar en nuestra cama.

Las palabras quedan mudas
como la brisa de esta mañana

como los árboles desnudos
no esconden nada
entre sus ramas.

El sol ilumina brillante
el jardín que tanto amabas

vacío de rosas y jazmines,
sin aves que cantan,
sin tu mirada.

OTOÑO

Otoño...
con tus hojas secas
llevadas por el viento,
con las noches largas
y los días inciertos.

Con las horas quebradas
por el frío de un tiempo
que se repite en la mirada
de los que se fueron.

Con el cielo distante
de los sueños que emigraron
como aves errantes buscando
el calor que ha muerto.

Quiero...
que me permitas verla
aunque sea, en un imaginario
pero maravilloso regreso,
aunque no pueda tocarla

aunque no haya palabras y besos.

Aunque no alcance a discernir
el color de sus cabellos, ni su nombre
en mis labios se haga eco eterno
de todo lo que por ella siento

de todo lo que lamento.

Otoño...
la primavera ha partido
buscando horizontes nuevos,
llevándose consigo las flores
del jardín de mis sueños.

Los aromas en la brisa,
el perfume de su cuerpo
son ahora en los atardeceres
la nostalgia que siento.

AZUL

Hermoso azul...
el cielo después de la lluvia.

Las nubes taciturnas son difusas,
una ráfaga de viento ayuda
a despertar el alma
dormida... bajo la luz de una luna
escondida en horizontes
infinitos color rosa

La noche llega, como llega la mañana
hermoso contraste de sol y estrellas
pugnando por persistir en un cielo
que poco a poco se inunda de luces,
pequeñas luciérnagas celestiales.

Hermoso azul...
el recuerdo que regresa.

Como regresan las flores en primavera,
las gaviotas viajeras, somnolientas,
cansadas de espacios eternos
de vuelos y lejanos océanos,
agua que jamás navegarán sus sueños.

Azul... tus cabellos, tus labios,
tu piel que se estremece al beso
cálido de mis labios sedientos,
de mis manos abriendo camino
en una maraña de sentimientos.

Azul... el cielo, este poema, estos versos.
esta noche, la lluvia que se está yendo
las aves que regresan, el tiempo, el viento.
Color de ausencia y recuerdos, de lágrimas
vertidas en el más hondo silencio.

DESDE MI VENTANA

Desde mi ventana
contemplo la lluvia,
las gotas dibujan en el vidrio
surcos cristalinos que se deslizan
lentamente.

Las nubes indiferentes,
grises y pesadas,
parecen pintadas
en un lienzo infinito.

Una brisa, un viento sopla despacio
llevando consigo a las gotas más pequeñas
que vuelan y se mezclan
con el paisaje somnoliento.

Y estás ahí... sonriendo
difusa en la lluvia.

Pareces un fantasma
que no conoce el tiempo
las horas, los años
no te han dejado lejos.

VERDADES NECESARIAS (gracias Inés!)

I

Somos una mancha en la pared de este mundo,
una hora perdida de este tiempo: poetas.
Morimos en silencio porque nunca pudimos
soportar este universo frío basado en el dinero,
en la compra y venta de todo, incluso
algunos falsos sentimientos.

Soñadores incorregibles, que creen que el amor,
ese único y maravilloso sentimiento, se halla
cifrado en unos ojos fijos mirando los nuestros,
o en unas cálidas manos, en un precioso beso.
La medida de esta vida es el amor
que damos y merecemos.


II

La verdadera felicidad de este mundo radica
apenas en un segundo que se hará eterno si sabemos
atesorar cada uno de nuestros recuerdos, nunca
estaremos solos, nunca más sufriremos si llevamos
encendida la esperanza en nuestras palabras
que serán libres en el viento.


III

Porque es amor lo que siento, no te dejaré,
lejos buscaré otra manera de estar a tu lado,
de rescatarte del color gris del cemento,
del asfalto oscuro, un cielo sin aves, incierto;
aunque quizás, si quieres, ven conmigo,
será cuestión de quererlo.

Si ese es tu deseo date prisa
ahora mismo, deja de lado el miedo, huye
que no duele marcharse cuando nos queremos.
Partir muy lejos no cambiará este mundo
pero rescatará lo nuestro de las garras
infames de este desierto.


IV

Si te quedas, si prefieres esperarme,
sabes muy bien que te quiero pero no puedo
darte nada más que mis versos, un poeta
es inútil para aquellos que miden a los hombres
por lo que producen laboralmente, no importa
si son malos o buenos.

De mi parte simplemente consiste
en darse cuenta que más allá de mi horizonte
se esconde una luna distante, muy leve,
con una luz que nunca podrá iluminar
todo lo que vales, lo que mereces,
verte así sería triste.

Por eso... ten este poema, tómalo
como mi testamento, deberán saber todos
que un día se vendrá abajo este universo,
lo que creen es mentira y lastima a quienes
no pueden, no coinciden con sus preceptos.
Sólo el amor nos hace eternos.

TE QUIERO Y ME QUIERES

Te miro mientras hablas
como si supieras todo de la vida,
como sentencias con tus palabras
los problemas del mundo.

Como tus cabellos caen suavemente
sobre tu frente y tus ojos verdes
brillan como dos brasas ardientes
que todo lo envuelven.

Como tus manos delicadas
acarician inconscientemente el aire
con sus movimientos suaves
como copos de nieve

Pienso mientras te escucho
que tus labios son la fuente
de mis ganas de besarte, que moriría
si no llegara a tenerte.

De pronto el silencio,
las palabras son un eco solitario
que suena ya muy lejos sin sentido,
sólo quedan los sentimientos.

Solo quedamos nosotros dos ,
como únicos testigos de este universo;
el amor habla en su idioma y nada
podemos hacer para perderlo.

Solamente dejarnos llevar
como hojas en el viento leve,
suavemente tomo tu cintura,
te quiero y me quieres.

ISLA

El viento corre y despeina las copas
de los sauces en la costa tranquila, orillas
que se llaman playas, tiritan en el agua
el movimiento que estalla en olas bajitas.

La arena se funde con la noche y el día
adquiere el brillo de las estrellas, se seca,
se opaca y luego se ilumina de luna,
de sol en las tardes de canoas dormidas.

Las huellas se borran y vuelven,
marcan pasos que pronto se olvidan,
algún caracol aventurero transita lento
ignorando que en el silencio un ave lo mira.

De repente, se escucha la voz de las demás aves,
todas entonan sus canciones de vida, himnos
sin letra pero con poesía de la naturaleza
que es Dios cubierto de verdes hojas y ramas,
de su creación infinita.

QUE ME IMAGINAS

Imagina que me quieres,
que tu amor no es mentira,
que la vida se hace digna
si conmigo la transitas.

Que las horas son infinitas
prolongadas en imágenes
de recuerdos donde la dicha
es la materia prima.

Imagina que me necesitas,
que buscas mi compañía,
que llevas en tus manos caricias
como mariposas de mágica alegría.

Colma mi realidad de toda
esa fantasía porque espero
que me quieras y sueño
todo el tiempo con soñar
que me imaginas.

LUNAS QUEBRADAS

Deja que colme las horas vacías
de recuerdos contigo, cuando tenía vida,
cuando la noche era linda con su luna
y sus estrellas pequeñitas, soñábamos
despiertos esperando el día.

Soñábamos el tiempo infinito en cada caricia,
cada momento se hacía perpetuo si contigo
lo compartía, por eso deja que inunde el mundo
con un mar de pensamientos, que rompa el silencio
en mil pedazos con las palabras que decías..

Que los poemas sean tuyos, mero instrumento
soy de pluma y tinta, un medio, un nexo de la lírica
que nace de tu belleza absoluta, invicta a la muerte
porque te recuerdo todavía, porque te llevo encendida
como un faro; eres perfecta, sigues con vida.

Sigues aquí conmigo llenando de dicha
esta existencia amarga cuando ilumina
el sol desde la ventana tu habitación vacía;
mentira... todo es un sueño que se termina
cuando despierto llorando, con las manos vacías.

LO QUE SIEMPRE GUARDO

Mira... las horas son pocas en este mundo,
todo pasa y termina en la vida, incluso la vida,
por eso quiero que hagamos algo, si eso prefieres,
dejaremos de perder el tiempo, me dirás
todo lo que sientes, te diré lo que ya sabes.

Después, quizás un beso, un abrazo, un momento
en silencio soñando que esta vida será eterna
tan sólo porque nos estamos amando, pero si no,
si no me quieres aunque sea algo, será mejor partir
para no verte más y, sin embargo, será esa mi esperanza.

Verte un día de estos, sin pretenderlo ni programarlo,
al doblar una esquina nos crucemos, si sonríes, tal vez
te invite algo, un café, un deseo, una flor, un poco
de aquel amor que llevaré guardado en los bolsillos
del alma que siempre recuerda, del corazón que no ha olvidado.

Si no me miras, que siga la vida, sigamos caminando,
sin mirar atrás, quizás alguna otra vez quiera Dios
volvamos a encontrarnos; nunca se sabe pero el tiempo
siempre hace algo, y por que no está vez al fin pueda
decirte una vez más lo que sabes, lo que siempre guardo.

FRACASO

Ha triunfado el fracaso, todos,
y cada uno, de los esfuerzos han sido
en vano.

Nada, ni las palabras, ni los momentos,
ni las horas compartidas han servido
para algo.

Duele sentirse despreciado, perdido
en la indiferencia que no puede ahogar
ni siquiera el llanto.

Es mejor, ante esto, ante un amor quebrado
partir para siempre, dejarte eternamente,
olvidarme de tus ojos claros.

Después de todo, nada vale sufrir tanto,
este cariño ha sido un sueño hermoso
del cual he despertado.

SI TE QUEDAS

Necesito de la paz de tu mirada,
navegar el cielo en una nave imaginaria
de luz de esperanza en el horizonte naranja
de los ocasos previos a las noches
en las cuales te amaba y me amabas.

Necesito de aquellas mágicas palabras
que dicen las estrellas en silencio, en la brisa
se dibuja el sentido de un poema, una flor pequeña
con su humildad nos enseña la verdadera belleza
contenida en un átomo, en un soplo de vida eterna.

Que vengas, que tengas el buen tino de volver
esta primavera con las aves que regresan de recorrer
cielos distantes, atravesar mares como emigrantes
embarcados en el mágico viaje de conocer nuevos mundos,
maravillosos lugares aunque recordando los viejos paisajes.

La nostalgia será en nuestro camino la metáfora
de lo que vivimos antes, la sonrisa se hará luna
en las noches donde el amor habla sin palabras;
si vuelves, si regresas, se llenarán nuestras manos
de caricias, muestras de un cariño que se hará eterno
tan sólo si te quedas.

viernes, 11 de abril de 2008

EN VANO

El viejo viento sopla,
como siempre, desde tan lejos.

Trae consigo voces que no conozco,
aromas de lejanas y preciosas flores.

Juega con las cortinas de mi ventana
que canta su serenata de silencio.

Me llega a la cara como una caricia
de aquellos que han muerto.

De aquellos que quería,
y muchas veces siento que aún quiero.

Descalzo en la arena imagino mis pasos
con el susurro de un mar aéreo.

Con olas que son frescas ráfagas
que me quitan por momentos el sueño.

Este cansancio de un día siempre largo
que se repite todo el tiempo.

Quizás algún día consiga irme lejos,
ser parte de la brisa o del trueno.

Desvanecerme como una delicada gota
al chocar mansa el indiferente suelo.

Como el aroma de las rosas
en los inciertos ocasos que poseo.

Como una palabra nunca dicha,
aquella que guardé siempre.

Aquellas que tuve que haber dicho
pero ahora es en vano todo.

Como es en vano soñar que me roza
esa suavidad de tus cabellos.

NO COMPRENDO

No comprendo como pudiste,
como pudiste hacerme esto.

Como nunca me quisiste
y fuiste una mentira todo el tiempo.

Como te reías pero por dentro,
en silencio, fruncías el ceño.

Soñaba con tenerte siempre,
que desde el alma estábamos unidos.

Pero era un signo vacío
de mi estúpida manera de ser ciego.

No concibo que todos esos momentos
hayan sido simplemente inventos.

Locuras de mi desasosiego,
en la búsqueda de un corazón bueno.

Aunque de corazones no sabes,
creíste que tenías todas las razones.

Y yo siempre tuve en el alma
todos estos sentimientos tan pobres.

Ahora no queda nada, más que esto,
estos fantasmas que no comprendo.

Esas imágenes tuyas conmigo
son simplemente un infierno.

Nunca voy a olvidarte, no puedo,
eres una herida que sangra

y me está matando sin remedio.

jueves, 10 de abril de 2008

POR ESO

Sigues de aquel lado, de lo imposible.
Eras aquella que siempre quise
pero que nunca conocí como era.

La misma, cuya sonrisa me daba vida
y hoy descubro que fue mentira
aquella felicidad, aquella risa.

Aquellos abrazos que tanto sentía
estaban vacíos como tu mirada tan linda
con la que soñaba noche y día.

Esos ojos grandes donde dormía
donde estaba la razón de mi existencia,
eran cuencos vacíos que no veían.

Profundos abismos donde caía
lentamente, sin saberlo, hasta el momento
de tu siempre triste partida.

Ahora... con el tiempo de mi lado,
descubro que te quise más que algo,
yo diría, como un loco, demasiado.

Pero nunca supe darme cuenta,
atrapado en mis viejos temores,
que estabas conmigo, apenas.

Que no fuiste nunca tú, aquella,
la que pensé conocer como mi mano,
la que intenté querer y no era.

La que amé sin pretenderlo,
la que me quitaba el sueño, el aliento,
era un fantasma perverso.

Un estado de ánimo y lo lamento,
no haber podido, siendo yo mismo,
que me quieras por eso.

martes, 8 de abril de 2008

LO QUE SEREMOS

Un paisaje pequeño,
apenas una flor y un cielo.

Apenas una hora que ha muerto
sin estrellas, ni destellos.

Una hora que nunca fue
en los relojes obsoletos.

Un cuadro sin marco
en un rincón nunca predilecto.

Un silencio que llora
su llanto siempre nuevo.

Paisaje olvidado por todos
salvo por aquellos.

Los mismos que antes fuimos,
los que somos y hemos sido.

Lo que seremos lo sabe,
acaso, algún dios bueno.

CUENTOS LEVES

Con los años
uno adquiere experiencia,
dicen quienes la han adquirido.

Para mí que eso es un dicho
y en lo único que ganamos
es en años idos.

Más recuerdos, más olvidos,
más horas en un pasado lejano
que jamás será el mismo.

Más oprobio en las manos
que en vano se han estremecido
luchando y luchando.

Quizás el tiempo sea un sueño,
una ilusión que nos imaginamos,
nos ponemos viejos por eso.

O será que no sabemos
y nos hinchamos creyendo
que algo aprendemos.

La vida no es una ciencia,
ni vivirla cosa segura, amar
es una aventura, odiar
una locura.

Dejarse arrastrar por la corriente
es meterse de lleno en la vertiente
de discursos donde se defiende
la libertad de vivir como se debe.

Pero para mí esos son cuentos leves,
hace muy poco que no estás aquí y mi alma
una carga de mil años en sus espaldas
con gran dolor siente.

NO QUIERES VERME

No sé que hacer
con estas ganas de verte,
dejarlas secar inertes
bajo el sol ardiente
de tu amor indiferente.

O que se vayan en breve
con las últimas golondrinas
que partirán para siempre
a destinos que desconozco.

Vaciarlas en las noches
como un vaso lleno de agua
que se derrama entre secas hojas
vertiendo vida entre la muerte.

Tal vez se consuman
como esos papeles en el fuego,
las mismas palabras perdidas
que ahora ya no poseo.

Lo cierto es que no me quieres
y es por eso que no quieres verme,
dejas pasar los días y así no puede
ningún vínculo mantenerse.

Lo que ahora sucede mañana
ya no es importante, se diluye
en un silencio que hiere
pero estas ganas persisten

quiero verte pero tú...
ya no quieres.

LITERARIO UNIVERSO

Hay un nivel universal
donde no existe el tiempo
y todos los personajes
e historias son uno mismo.

Laberinto de espejos,
infinito y maravilloso,
la literatura lo es todo
si poseemos el debido
y maravilloso conocimiento.

Donde los griegos con su cultura,
su filosofía, han dejado sus huellas,
por ejemplo, en el Martín Fierro,
perseguido por su destino como Edipo,
esclavo de la Moyra y sus designios.

O un Cándido que recorre mundo
para hallar lo que busca en su casa
trabajando la tierra en silencio,
periplo el antihéroe que es espejo
inverso de un Ulises vencedor
y perecedero.

Donde el amor es siempre el mismo,
desde un Shakespeare, tan pegado
a lo heleno, hasta un Bécquer,
o un Neruda, Amado Nervo o Catulo
amante de imposibles.

Borges y Cortázar se dan la mano
en los vericuetos de su discurso
hecho del material metatexto
que se mira así mismo, eso
es la conciencia de este universo.

Porque todo lo que el hombre ha hecho,
ha escrito con el devenir del tiempo,
es parte un conocimiento casi místico
que se vuelve sobre si mismo
porque son siglos de palabras

unidas y sin tiempo.

BOHEMIO

Tu eres aquella
que mis sueños buscan,
reflejo de la luna
en el agua de una laguna.

Poema donde se cruzan
lo mágico con lo cotidiano,
el sol que ilumina a quienes
están siempre abajo.

Las palabras que digo,
las palabras que callo;
la sonrisa que conservo
para obsequiarla las veces
que sea necesario.

Pero no importa lo que haga,
te he perdido y no hace falta
gastar ni una lágrima, no es bueno
dejarse arrastrar por la nostalgia
que hunde las almas en la nada
de una tristeza amarga.

El tiempo ha sido generoso
con lo que nos pasaba, disfrutamos
estando juntos todos los momentos;
cada uno de los segundos los conservo
como un tesoro perfecto, bohemio,
para cobijarme en invierno.

EN TU CINTURA

Acaso me permitas
descansar en tu cintura
mis manos cansadas de la búsqueda
eterna de un amor en penumbras.

En tus labios mis labios
en un beso muy suave como el aire
donde vuela el ave hacia un limbo
de horizontes distantes.

Paraiso de paz el infinito,
valle de tu piel que responde,
paisaje donde corren muy veloces
mis anhelos de ser siempre joven.

Las palabras se deslizan
por tus cabellos como la noche,
se tornan estrellas los reflejos
de la luna que nos conoce.

Disfruto así de la delicia
de un amor que es todo ternura,
toda pasíon y locura, cordura,
mágica ilusión y verdad última.

Tu cuerpo esconde mil flores
que se abren ante la llovizna,
su aroma visita con su armonía
los poemas de tu sonrisa.

MONTAÑAS

Las montañas se yerguen
orgullosas en este mundo,
se encanecen sus cumbres
con la blanca nieve eterna
como muestra de que son dueñas
de las alturas donde reinan.

El viento las acaricia,
la lluvia las golpea, algunas
están cercanas al mar que juega
a acariciarlas con sus olas
que suben y bajan de acuerdo
a los designios de la marea.

En otras, grandes aves hacen nidos
en las altura perpetuas, le dan vida
y ternura de gorriones a la piedra
silente y fría que forma sus laderas;
maravillosas águilas y cóndores
despliegan sus alas inmensas.

Pero otras montañas son pequeñas,
escollos para primerizos escaladores,
con escaleras para quienes no puedan
treparse en sus amables rincones,
lugar de sueños de enamorados,
balcones de lejanos horizontes.

Esas son las montañas que prefiero,
no por humildad ni medidas, si no
que en ellas, sus colinas, puedo andar
con esta poesía mía a cuestas,
con la misma sonrisa que dejaste un día
en mis labios como un tesoro

de esos cuya valía es infinita.

viernes, 4 de abril de 2008

SIN SABERLO

La razón se anula
y solamente quedan los sentimientos,
de nada valió haber aprendido
que estás y estarás siempre lejos.

Hoy he vuelto a llamarte y lo siento,
aunque una ciega esperanza, contra todo,
se empecina en decirme que quizás
exista la posibilidad de tu regreso.

Y saben los astros de este universo
que no hay nada que anhele tanto
como dejarte muy lejos en el recuerdo,
pero el olvido se niega siendo perverso.

Los caminos que transito son desiertos,
senderos de melancólicos espectros,
de sonrisas dormidas hace mucho tiempo
cuando te perdía poco a poco

sin saberlo.

jueves, 3 de abril de 2008

DESIERTO

Dicen que todo desierto
tiene un tesoro escondido,
un oasis, un río que fluye
muy profundo, dormido.

Que hay pozos perdidos
en su inmensidad esperando
a quienes se acerquen a ellos
en busca de un alivio.

Mientras el sol abrasa
con fuego mis pasos, sonrío,
porque saben mis sentidos
que está cerca el destino.

Un pozo con agua fresca,
para beber y quedarse dormido
entre la brisa que arrastra
consigo los recuerdos idos.

Renacer en el medio de todo,
en la inmensidad de la nada,
como una flor que se ufana
de ser siempre la más hermosa
de todas las flores pasadas.

Como un sueño nuevo
con su brillo de mil estrellas
en la noche más preciosa de nuestra vida,
la misma noche -preámbulo de un día-
lleno de la maravilla de una sonrisa.

Por eso no desespero en el desierto
de mis días de no haberte visto,
del silencio de poemas lejanos,
de los días calcados uno sobre el otro,
en una rutina que me llena de hastío.

Porque sé que en alguna parte me espera
un pozo con el agua fresca para mi cuerpo
y mi alma que anhela las gotas
de una caricia entre tanta ausencia,
una sensación de alivio entre los sollozos
amargos como los ocasos que no regresan.

LLUVIA

La lluvia cae esta noche
como un manto que da brillo
a todo lo que cubre.

Pequeños ríos fluyen
cerca del cordón de la vereda,
sin barquitos que navegan
hasta un abismo que los espera.

Un viento frío golpea
suavemente las ventanas
para filtrarse entre las cortinas
que se elevan como fantasmas.

De vez en cuando se asoma
entre las nubes la luna llena,
curiosa desde lo alto observa
un milagro muy extraño para ella.

A lo lejos cantan algunas ranas
que uno nunca sabe donde se encuentran,
son como una extraña melodía que expresa
la alegría por la lluvia nueva.

No duermo escuchando la lluvia
con su coro de batracios infinitos;
es como estar sumergido en un océano
de mágicas sensaciones que respiro.

Porque al despertar luego
el sol, siempre lejano, con su fuego
dejará sin vestigios de nada
las calles que transito.

A lo mejor quede un charco
donde floten algunas nubes
que aún a su casa no regresen
perdidas en un cielo sin estrellas.

Que maravilla y cuanta belleza
se encuentra en una gota pequeña
de lluvia escondida en alguna hoja
que golpea de repente nuestra cabeza.

El aire está limpio y es fresco
para llenarse los pulmones
de algo más que del humo amargo
de los motores de autos infractores.

Todo es nuevo y es distinto,
aunque todo sigue siendo lo mismo
pero con colores más brillantes,
con detalles más nítidos.

LO DEMÁS NO CUENTA

Un corazón tiene la fuerza
que le da su calidad buena
de latir con entereza
ante los vientos que arrecian.

Sin importar si sangra
un poco más de la cuenta;
el amor está hecho de lágrimas
pero tiene una magia eterna.

Más allá de las estrellas
de una noche cualquiera
existe una luz que perdura
y cada vez tiene más fuerza.

Es la esperanza que lucha
tenazmente contra la tristeza,
las amargas desilusiones
que marcan nuestra existencia.

No hay mayor belleza que una flor,
quizás austera, aromando los recuerdos
de cosas que quedaron muy lejos
en tiempos que no regresan.

Un poema... una palabra,
una mirada que caló hasta el alma
con una sensación de felicidad
que quiebra la soledad más perversa.

Aunque luego quedemos solos
en esta vida hecha de ausencias,
en este universo donde transitan
los peregrinos y los poetas.

Los locos y los bohemios
conocen la verdad secreta:
nada importa más en este mundo
que el amor, aunque duela.

Lo demás es pasajero,
lo demás no sirve de nada
porque nos vacía el alma
y mata nuestra inocencia.

Lo demás es mentira
de vendedores de idolatrías
e infames sonrisas huecas
que son cuencos inútiles

donde nada se deja.

HASTA TU CASA

No esperes que te diga
lo que te dicen siempre:
que eres hermosa, un hada
que flota entre rosas.

Un sueño que se toca
con un suspiro de esperanza
y que te hace dios un instante
rozar tus manos blancas.

Que mirar tus ojos profundos
es ver todo un hermoso mundo
y sentirse parte de tu alma
que ilumina siempre ufana.

Que las noches son breves
si contigo abrazado se pasan,
que la luna muere de envidia
reflejada en tu mirada.

Podría decirte, quizás,
que no existe una cifra
para decirte lo que podrían
contarte mil gorriones al alba.

Que mis palabras son cortitas
y nunca alcanzan sus letras
para dar a conocer lo que significa
morir cuando me faltas.

Que existe un cielo y una tierra
en este universo y es aquella
pequeña ilusión que alienta
mis pasos hasta tu casa.

LA LUNA DE TUS OJOS GRANDES

Confié demasiado
en los albures incapaces
de decidir sobre tu alma,
en tu corazón y lo sabes.

Un error tal vez grave
fue perseguir la luna
de tus ojos grandes
en el anhelo de que me ames.

Pero creo que no ha sido malo
este cariño que no muere
aunque duele y mata lentamente
las flores que soñaste.

Las mismas rosas y jazmines
que antes no miraba y ahora
son el mejor y más triste paisaje
que pueda a mi vista entregarse.

Pequeño jardín sublime
de las ilusiones más hermosas
donde pequeñas mariposas
venían a posarse.

Donde el sol brillaba a pleno
sonriendo al reflejarse
en las cristalinas aguas
de palabras que nadie sabe.

Porque ha quedado en secreto
este amor nacido del silencio,
solamente tú y yo sabemos
que sólo yo te quiero.

Confié en el tiempo,
en las hadas de la memoria
que te narrarían la historia
de tantos amores tan grandes.

Pero ahora me queda decirte
que ha sido bueno amarte,
las disculpas y los suspiros
aquí están de más...

como aquellas estrellas
muertas que abandonaste.

MISTERIOSO SENTIDO

Hoy es un día hermoso,
el sol brilla en el cielo,
las aves cantan con alegría
sus acordes perpetuos.

La gente sale a las calles
con su ritmo de siempre,
entre resignación y rutina
esperando su momento.

Los autos van y vienen
como insectos sin rumbo
en una senda repetida
con el devenir del tiempo.

De vez en cuando algún niño
parece descubrir el secreto
que guarda en sus entrañas
la vida que pasa en silencio.

Y desde mi ventana cerrada,
por sus rendijas observo,
a las flores primerizas
de un jardín que está lejos.

Me quedo en casa pensando
que todo este universo
tiene un sentido misterioso
que se descubre en un beso.

En una palabra, un gesto,
un paso quizás equivocado;
la vida puede sorprendernos
cuando menos lo esperamos.

PALABRAS MUERTAS

Las palabras se alejan
como golondrinas vagabundas
en busca de mejores tierras.

Como la luna que alumbra
las noches más serenas,
va menguando hasta ser
menos que una estrella.

Ya no puedo decir
tantas cosas como antes.
me siento un poeta errante
cuyo talento el viento lleva.

Me duele ver mis poemas
casi desnudos de rimas
con menos de la mitad
de lo que mi alma expresa.

Y eso es lo que arruina
lo que quiero que comprendas,
pero estas palabras peregrinas
se me escapan por las heridas

que dejaste abiertas.

miércoles, 2 de abril de 2008

SIEMPRE CERCA

Soy aquel que se entrega,
que descansa tendido en la hierba,
que ha dejado sus retoños
esperando la primavera.

Quien ha tenido una vida
siempre feliz y plena
pero como todo se termina
tuve que dejar mi herencia.

Que la felicidad sea tuya,
como con aquellos que te rodean;
que tus recuerdos no sean anclas
que te hundan en la tierra.

Que la sonrisa sea digna
de estar en esa cara que mira
con sus ojos grandes el espacio
que dejan mis raíces perdidas.

Vuela, siempre vuela, alto,
hasta casi tocar las estrellas,
porque vale la pena la esperanza,
es necesario que lo sepas.

Para que no te aturda la tristeza
que acalla las voces que te dicen
que siempre sigas, no decaigas,
que todos debemos seguir en la vida.

Yo simplemente me fui antes
porque mi tiempo contigo así era,
volveremos a vernos, ten confianza,
un día verás un signo y sabrás

que estaremos siempre cerca.

QUE ESTA NOCHE MUERA

Deja que muera esta noche
como la luz ante las tinieblas,
como el dulce verano
cuando el invierno llega.

Como la luna en un eclipse
ante la sombra de la tierra,
como las horas en los relojes
que ya nadie da cuerda.

Deja que muera y olvide
que estás en alguna parte,
que podría encontrarte
y de tu olvido darme cuenta.

Después de todo es apenas
librar lo poco que resta
de este corazón que lamenta,
cada día, tu ausencia.

No tengo vida hace tiempo,
desde antes de que te fueras
había muerto de pena mi alma
ante tanta indiferencia.

NUEVA ERA

Un espacio vacío
que se llena de recuerdos,
todos juntos forman un universo
en estos jardines dormidos.

Sus flores algún día
serán hermosas y su aroma
tendrá tu nombre en el aire
como un sueño suspendido.

La primavera será eterna
como el sol siempre tibio
iluminando los caminos
que juntos recorrimos.

Se terminará este invierno
tan oscuro y tan frío,
que se llevó consigo
mis anhelos más lindos.

Tu voz y tu sonrisa,
tu dulce compañía muerta
en tantos recuerdos lejanos
con el pasado confundidos.

Pero llegará una nueva era
de sueños e ilusiones perpetuas,
de realidades tan bellas
que será todo un paraíso.

Simplemente bastará tu presencia
para que todo adquiera sentido,
ya no habrá más tristeza ni lunas
quebradas en un cielo oscuro

sin estrellas, ni destino.

ESPEJO

¿Soy esto que miro?
Con sus ojos observa
los contornos de mi rostro,
cree que somos lo mismo.

Sólo veo una imagen
en un vidrio siempre frío
que me mira sorprendido.

Pero, de este lado, vivo,
me envejece el paso del tiempo,
amo sueño, tengo sentimientos
que nacen de mi alma en mi cuerpo.

Soy esto y mucho más,
no sólo lo que observo,
no sólo esto que parezco.

Más que una imagen
que se esconde en un espejo,
como un espectro que se parece
a lo que de nosotros creemos.

Lo miro y me sonríe,
cree que no pienso nada,
que por dentro estoy hueco.

Me río de mi mismo
al verme en este marco viejo
como en una pequeña ventana
que desdobla el espacio eterno.

¿Quién se está riendo?
¿El otro, o yo al vernos?
Soy yo quien sabe el secreto.

Me pongo serio porque entiendo
que quien mira está muerto,
sus ojos vacíos son inciertos,
al igual que sus labios de silencio.

Veo su mirada atentamente,
quizás ya se haya dado cuenta
de quien es real y quien mentira.

Pongo mi mano en su mano,
empujo con todas mis fuerzas;
su mundo se quiebra y sangra
su mano que es sólo apariencia.

Parece que intenta fugarse
de su cárcel de reflejos,
mancha su universo con sangre.

Río y me estremezco
al ver a ese doble siniestro
también reírse y burlarse;
rompo en pedazos su imagen.

Pronto nos veremos,
será él o seré yo, un día,
quien regrese al espejo.

EN LAS TINIEBLAS

La noche es blanda
y es herida suavemente
por la luz de las estrellas.

La luna lentamente escapa
hacia un lejano horizonte
de distancia perpetua.

Las aves no cantan,
duermen en sus ramas
como si el viento las venciera.

Como si de repente
el universo guardara
en sus abismos un secreto.

Un misterio que flota
como la magia en el aire
que acaricia y se marcha.

No hay flores que aromen
el espacio vacío que resta
entre las cosas y tu ausencia.

Ni palabras, ni secuelas
de una historia hermosa
perdida en las tinieblas.

DESEO

Por el camino blanco
de las ilusiones cabalga
el unicornio del deseo.

Es libre, no conoce dueño,
sólo sabe de sus instintos
su magia es como el fuego.

Se esconde en las miradas,
en los gestos, las palabras,
fluye como el agua clara.

En las manos que dan caricias
es volcán que precipita
muy románticos anhelos.

No lo ven los egoístas
ni los oscuros espectros
de personas sin sentimientos.

Pero lo conocen los poetas,
los locos, los bohemios,
aquellos que rechazan el tiempo.

El viento es su senda,
un suspiro muy profundo
su nombre secreto.

No hay trampas que consigan
vez alguna tenerlo preso,
su libertad es su alegría.

Su fuerza viene de lo profundo,
de los abismos del universo,
de los orígenes de todo lo bueno.

Porque es el amor el sentimiento
que lo alimenta y lo mantiene pleno
en las praderas verdes de los sueños.

COMO EL FUEGO

Renaceré como el fuego,
seré llama ardiente
que todo lo envuelve.

Luz en las tinieblas,
calor que inunda
los espacios inertes.

Una antorcha brillante,
un faro potente que guía
navíos en la corriente.

No ya esta sombra
que en la noche se pierde
hasta ser parte de la nada.

Un vacío en el alma
que no tiene paz y desconoce
la alegría cotidiana.

No ya tu fiel escolta
en esos caminos donde andas
sin percatarte del alba.

Un fuego que arrasa
los recuerdos que matan,
tu sonrisa que fue falsa.

Tus palabras escritas
en papeles que guardaba
para leerlos sin esperanza.

Fuego que se apaga
dejando las cenizas
de todo lo que tocaba.