domingo, 30 de agosto de 2009

CON UN BESO

Tu belleza va más allá de los sentidos,
al verte no consigo derramar mis palabras
en elogios ante el tesoro de tus ojos.

Esa mirada, esos cabellos en tu cara,
como suspendidos en el aire por la brisa
de la costa, temprano esa mañana.

El amanecer dejaba sus tonos naranjas
en el agua, en tu piel siempre fresca
donde mis manos aliviadas descansan.

Sonreías mientras en el cielo mirabas
aquella última estrella que se negaba
a irse a otros cielos donde no estabas.

Pero el sol es muy potente y el celeste
se hace dueño del espacio donde, de repente,
algún ave cruza en un fugas vuelo silente.

No dices nada, no digo nada y no atino
a saber que nos pasa, si esto es amor
o quizás es que la mañana tiene magia.

Un aura distinta anuncia un día, principio
de una vida más digna, ahora que me acompañas,
ahora que lejos va quedando el triste pasado.

Aquel tiempo nunca tan lejano que golpea
y enseña que nada es nuevo en el universo
pero que todo puede renovarse, con un beso.

jueves, 27 de agosto de 2009

EL OLVIDO

El verano llega,
esta vez antes que la primavera,
me sorprende abrigado de recuerdos,
de un ayer que se hace pesado.

Debo aprender a soltar cosas
si quiero caminar liviano,
debo tener en la memoria
sólo lo necesario.

Para no morir varado en el desierto
de las tormentas que arrecian con su fuego
todos mis antiguos pensamientos, aquellos
donde compartíamos el tiempo.

El invierno nos tuvo unidos,
abrazados ante el terrible frío,
parados ante el viento sur, peregrino
del continente helado como un signo.

Pero ahora hace calor y las hojas
comienzan a reverdecer en los árboles
que ya no están más dormidos, acaso
sea que la vida me dicta que siga

que así debe ser el olvido.

martes, 25 de agosto de 2009

BAJO LA BRISA

Puedo vivir sin tu compañía,
sin tus palabras, ni tus silencios.

Sin tus besos, ni tus caricias,
sin un futuro juntos de por vida.

Puedo vivir sin saber donde andas,
que piensas, como vives, que respiras.

Aunque no puedo dejar de imaginarte,
de pensarte noche y día.

Puedo decir que he aprendido
a estar lejos de todo lo que lastima.

Este amor que me diste y que ahora
se queda dormido bajo la brisa.

viernes, 21 de agosto de 2009

RECUERDO

Si busco en el cielo
la luz pequeña que me guía,
quizás pueda encontrar la sonrisa
que tuve alguna vez en la vida.

Caminar de noche con la valía
de saberme pleno como los árboles
cuando por fin el invierno se evade;
vuelve la primavera con su alegría.

Dando nuevos frutos, nuevas hojas,
nuevos razonamientos, nueva poesía
y no esta reiteración constante
donde se atascan mis días.

Como espejos macabros, son calcos
todos los momentos en los que vivo;
ya no soporto este oscuro tedio
pero así son las cosas, eso temo.

En una de esas, buscando bien adentro,
en lo profundo de mis pensamientos, pueda
acaso hallar un poco del amor perfecto
que tuve un día y hoy, es un recuerdo.

martes, 18 de agosto de 2009

EXISTENCIA

¿Qué imagen persigo?
¿La del ángel que me da su abrigo?
¿O la de oscuridad que me deja vacío?

¿La clara luna en el cielo infinito?
¿O los caminos extraños de perderme
cada vez más dentro mío?

Transito entre luces y sombras,
voy buscando algo que no sé si existe,
y que no sé siquiera si lo quiero.

Pero esta vida que me atraviesa
me interpela a cada hora para que vuelva
al lado positivo de las cosas viejas.

Buscando muy alto mi estrella,
la que brilla demasiado lejos, apenas,
cerca de un horizonte que se quiebra.

Renovando de esta manera el mundo
para hacer posible, una vez más,
un día más de existencia.

PRIMAVERA MUERTA

Son sus cabellos
el destino que quizás
no tengan mis dedos.

Sus labios, acaso sueño,
no me brinden el beso
que mis labios esperan.

Ni su nombre pueda
decirlo en su presencia,
sólo distancia, ausencia.

Simplemente ilusiones
que el viento consigo lleva;
como las hojas secas

de una primavera muerta.

domingo, 9 de agosto de 2009

HOY OLVIDO

Tengo el alma preparada
para caer en los abismos,
llevaré una luz muy clara
para no perderme en nada
de este universo infinito.

Dejaré atrás lo vivido,
lo bueno y lo malo serán lo mismo
porque todo será consumido
por el gélido fuego del olvido.

Seré otra persona y no esta,
este ser que alguna vez has conocido,
quien te ha herido tanto sin saber
que el amor también caía herido.

El amor que nunca supe darte,
el amor que me tenías escogido
como un regalo mágico del cielo
y que nunca aprecié en mi delirio.

El amor donde siempre soy un niño
que no aprende de sus errores
y mil veces repite las faltas
que me han dejado sin cariño.

Sin tu apreciada compañía
los días de este invierno transito
sin esperar primavera alguna,
he perdido todas las estaciones
de esta vida que hoy olvido.

miércoles, 5 de agosto de 2009

A MI VIDA

Estás de aquel lado,
la otra orilla de mi vida;
un abismo que nadie cruza,
ni siquiera mis palabras
que vuelan como golondrinas.

Lejos, y a la vez, cercana,
puedo observarte desde mi ventana,
saber como estás en este día,
verte sonreír o cuando la tristeza
se apodera de toda tu alma.

Pero no puedo lograr que una caricia
llegue hasta la suavidad de tu cara,
como la luz de la luna muy tranquila,
en cada noche se desliza hasta tu casa
para iluminar esa oscura melodía.

Música de las hadas nocturnas
que saben que estamos lejos y se burlan,
con sus arpegios, de mi triste agonía,
al saber que este abismo es infinito
y nada de lo que haga alcanzará

para que vuelvas a mi vida.

domingo, 2 de agosto de 2009

LUZ

Una flecha es el tiempo,
la única cosa que nos iguala;
una roca o un ave comparten
ese destino que las abarca.

Todos vamos en un camino
una senda de cual nadie escapa,
otros antes, otros luego, pero llega,
en esta flecha que ha sido lanzada.

Un mismo sentido en el universo,
ni las estrellas, ni las rosas blancas,
ni la luna, ni una mariposa dorada,
pueden evadir esta marca que las atrapa.

Pero esto es así si pensamos
desde nuestros mismos sentidos,
hasta la apariencia que percibimos
tiene su existencia en la semiótica
de los signos que usamos para darle
en nuestra mente sentido.

Quizás todo sea en un instante,
un momento que se hace eterno,
acaso todo sea pequeño, átomos
dando vueltas en sus elípsis
y pensamos que son materia,
y sentimos que somos algo especial
porque muy poco entendemos.

Hay un Dios que todo lo sabe,
que comprende la inmensidad
en un instante supremo, donde
no existen las medidas, el antes,
el hoy, el frío o el calor, luz,
sólo luz que se expande muy lejos,
sólo luz que es amor supremo

de un Padre infinitamente bueno.