lunes, 20 de febrero de 2012

ABISMO DE SILENCIO

Cuantas veces dije que el silencio
es una trampa para los sentimientos,
es una distancia imposible que mata
poco a poco todo lo que se ha hecho.

Cuantas veces te reclamé en mis ruegos
que dejes de ser distante como la luna
en las noches sin estrellas que conocemos
en las cuales pasamos malos momentos.

Perdí la cuenta de todas las palabras
que vertí como el llanto de un niño
para evitar esto que esta sucediendo,
te pierdo y es inexorable el desencuentro.

Pero siempre fue inevitable tu partida,
con la mirada, los gestos, el alma misma,
me decías que nada quedaba de lo que sentías,
que ya era un extraño más en tu vida.

Lamento no haber sido más fuerte
como un dios que con el destino puede,
como un coloso que rompe las barreras
insondables de los sentimientos.

Soy simplemente un ser humano,
una simple persona con sus defectos
que nada pudo hacer cuando decidiste
relegarme al cruel abismo del silencio.

No hay comentarios: