lunes, 27 de febrero de 2012

CONTIGO

Nada tengo más que el deseo,
el dulce sueño de tu amor bueno;
son años ya de espera y miedo
de perder lo que no tengo.

Porque escucho que conoces
a veces algún amor probable
y me quedo pensando silente
que nunca podré ser alguien.

Que no tengo probabilidades,
mientras tanto fracaso siempre
con otros afectos inestables,
efímeros como la noche frágil.

En el fondo del alma se sabe
que el destino es tu cariño,
que en mi vida no existe nada
que no sea un futuro contigo.

No hay comentarios: