martes, 11 de septiembre de 2012

EN EL MAÑANA

Acaso aprenda de la vida
que las cosas son dañinas
si nos apegamos a ellas
como si no tuvieran espinas.

Como si fueran necesarias
para que crezca nuestra alma,
nos hiciera mejores personas
tener mil cosas para nada.

Nos llevaremos palabras,
o un silencio profundo
que será nuestra eterna
sentencia en el mañana.

En ese no tiempo perpetuo
al cual van a parar calladas
todas las voces potentes
de las herejías mundanas.

Es un ejercicio de amor
querer a quien nos odia;
crecimiento del alma toda
que se hace luz notoria.

Porque es así como se vive,
uno se prepara para la muerte,
de nada sirve estar vacíos
como abismos inconscientes.

No hay comentarios: