miércoles, 5 de marzo de 2014

ARRIBA

No tengo frío
en ningún invierno;
la noche es el espejo
de un día eterno.

Vago por los cielos,
bien arriba de todo,
de lo malo, lo bueno,
lo cierto e incierto.

Veo pasar los días,
los años y las sonrisas,
las tristezas, los ocasos
de dichas infinitas.

Porque aquí arriba
vienen en definitiva
quienes han recorrido
el camino de la vida.


No hay comentarios: