viernes, 19 de diciembre de 2014

ACORDES

Rompo en pedazos
eso que llaman rima,
contra la pared arrojo
las palabras vacías.

Para quebrarlas, 
para que sean un enigma;
así se entretiene un poco
quien vea su anatomía.

Apelo a su inteligencia
con mi poca inteligencia,
con mi poca prosapia
de palabras movedizas.

Pero siempre fracaso,
ya casi por deporte,
tengo el vicio horrible
de la poesía primitiva.

Esa métrica que fluye
por mis venas sin prisa,
sale a borbotones
los papeles salpica.

Métrica que se opone
a la moda de que todo,
según se lea, es poesía,
una oralidad corregida.

Un certamen de eventos
dicho con gracia prístina,
hace simpáticos los versos
dictados ahí arriba.

Yo no escribo en voz alta,
no pienso en escenarios,
escribo lo que siempre callo,
lo que no digo si me miras.

Escribo con un molde
roto del pasado, en vano
hago todos los acordes
para un ritmo extraño.


No hay comentarios: