lunes, 20 de julio de 2015

JORNADAS

Amo el reflejo
de la luna en el agua,
es fresco, es claro,
tiene algo de magia.

Bebo su luz mansa
para apaciguar mi alma,
para colmarme de paz,
de estrellas blancas.

Para caminar siempre
las sendas que hagan falta
en esta vida de altibajos,
de cosas buenas y malas.

Llevar en mis alforjas
algo de esa dicha lejana
para esparcirla en la tierra
que germinará mañana.

Descansar algún día
luego de tantas jornadas
de hacedor de versos,
soñador de palabras.


No hay comentarios: