martes, 19 de abril de 2011

BORRADORES (*)

44_

Te dije en silencio que te quiero
y tu respuesta fue una sola palabra,
una mirada que bastó para que se fueran
muy lejos mis ilusiones cotidianas.

Como gaviotas emigraron muy lejos
a otros corazones donde sean respetadas,
donde puedan hacer sus nidos de sueños
para que nazca algún día la esperanza.

Como nubes de una tormenta que arrasa
ha pasado el tiempo llevando consigo
todos los momentos apenas vividos
como seres que dejábamos el alma.



45_

Pensaba que podía olvidarte
quizas al odiarte como un necio,
pero me doy cuenta con el tiempo
que no puedo, siempre te recuerdo.

Me parece una locura todo esto,
me parece hasta un castigo soñar
tantas veces con aquellos besos,
con tu mirada, tu sonrisa, tu cuerpo.

Siempre en ese pasado encuentro
una sonrisa, la dulce sensación
de haber acaso conocido el amor,
ese extraño sentimiento que parece

cada vez más y más lejos.



* (Poemas que nunca terminé)

No hay comentarios: