lunes, 16 de febrero de 2015

MANDA

¿Qué espero
si no esa nada?

Esa paz profunda
del silencio
en el alma.

Ese espacio
donde se alcanza
el nirvana.

¿Qué espero
más que la nada?

Más que el brillo
de las estrellas
realmente falsas.

Más que unas manos
que aferran con ansias
como si fueran garras.

Espero la soledad
que da la esperanza
de quien no teme nada.

De quien sabe
del destino fuerte
que jamás cambia.

¿La sabiduría loca
de ser quien manda?


No hay comentarios: