domingo, 1 de noviembre de 2015

DOMINGO

No se hace nada
un domingo, lo saben,
por eso esto lo escribo
un día martes.

Se descansa, 
se usa la familia,
se va a misa 
o se miran películas.

Se planchan camisas
para la semana vecina
que, quizás no lo sepan,
comienza un domingo.

Una extraña ironía
amar el mismo día
donde comienza
esa palabra prohibida.


No hay comentarios: