viernes, 6 de mayo de 2016

SUEÑO

Tuve el milagro 
de un pequeño sueño
donde todo era bueno,
todo era eterno.

Un universo distinto 
con reglas novedosas,
físicas que no concibo 
en este momento.

Recuerdo apenas
la felicidad suprema
de sentirme en parte
un ser perfecto.

No había errores,
ni un solo sufrimiento;
tal vez era el paraíso
de los evangelios.

No lo sabré nunca,
por lo menos por ahora;
al menos en esta tierra
donde nada me asombra.


No hay comentarios: