miércoles, 2 de noviembre de 2016

PERPETUA

Estoy preso
en el peor de los lugares,
no tengo salida alguna,
nadie que me salve.

No hay ventanas,
las cadenas son pesadas,
no tengo una esperanza
que me libere el alma.

Es perpetua la condena 
de quienes se quedan
en el camino del destino
esperando una respuesta.

Parados a la sombra
de unas ilusiones muertas,
en la comodidad mórbida
de una rutina eterna.



No hay comentarios:

APATÍA

Cuesta el silencio entre tanta gente, muchas palabras, historias ausentes. Tanta nostalgia por ahí derramada, cada hoja perdida tien...