viernes, 21 de abril de 2017

ANTAÑO

Estuve ahí
y nadie vino a verme,
tenía toda la juventud,
mis sueños perennes.

Las luminosas ilusiones
estrellas en mi destino,
pero nadie nunca pudo
compartir nada conmigo.

Poco a poco quedé vacío,
acaso similar a un río
en un desierto árido
donde todo está perdido.

A la deriva del tiempo
que pasa y deja necios
pensamientos oscuros
como este sentimiento.

De antaño queda apenas
la esperanza ya muy seca
cual semilla que espera
una gota de agua fresca.


No hay comentarios: