sábado, 19 de noviembre de 2011

INOCENTE

La flor inmaculada
se mancha de amaneceres;
el sol pinta de amarillo
sus pétalos recientes.

La brisa sopla inocente,
acaricia su cuerpo delicado,
la mece como a un niño
que de noche no duerme.

Ella cree que es eterna,
que su belleza no termina,
que son perpetuos sus días
y feliz con eso se siente.

Pero pronto la muerte
vendrá como viene siempre,
solapada en las tinieblas
de la nada indiferente.

No hay comentarios: