viernes, 8 de marzo de 2013

ESPERANZA

No te llamo,
dejo al silencio como testigo,
que las palabras son un castigo
y sólo quiero paz contigo.

El tiempo será de olvido,
de nacimiento de una nostalgia
con la cual hace tiempo convivo,
la cual nunca descansa.

Uno se acostumbra a la nada,
a esperar en vano todos los días,
a mirar al cielo buscando estrellas
que no brillan todavía.

Pero cuando la brisa sople serena
del sur alguna lejana madrugada
sabré que silente me recuerdas,
que queda alguna esperanza.

No hay comentarios: