viernes, 4 de octubre de 2013

DÍA A DÍA

Estás en la brisa
del suspiro que contengo;
no es de hombres el llanto,
tampoco el sentimiento.

Ni la palabra quebrada,
ni el pobre lamento;
me queda el silencio,
es un vacío que llevo.

Como un abismo
donde todo se precipita,
donde siempre terminan
algunas de mis agonías.

Una brisa muy fría
ahora roza mis mejillas;
sonrío en las mañanas
de invierno bendecidas.

Así mi alma partida
resiste un poco todavía;
nadie debe saber acaso
que muero día a día.


No hay comentarios: