miércoles, 9 de octubre de 2013

NIRVANA

Puedo elevar el alma
hasta lugares impensables,
donde el pensamiento se abre,
donde no existe la ignorancia.

La piedad es la constante
porque todo se comprende,
todo se entiende, se proyecta
a niveles sorprendentes.

Puedo decir con el silencio
de unas pocas palabras breves
todas esas cosas aprendidas
en un instante aparente.

Porque no existe el tiempo,
todo es parte de lo mismo,
de ese momento preciso
donde la vida se detiene.


No hay comentarios: