viernes, 26 de febrero de 2016

NADA

Debo ser sincero
conmigo mismo,
dejar el egoísmo,
saber mi destino.

Vivo en automático
sin pensar, sin esperar,
sin buscar, ni sentir,
lamentar o llorar.

La rutina esconde
tiempo que se marcha,
descubro en el espejo
esos años que pasan.

No hay nunca nada;
sólo esa sensación
de que algo quizás
deje su marca.

Siempre la esperanza
trunca, como quebrada,
en los pedazos del alma
que el viento arrasa.


 

No hay comentarios: