domingo, 29 de mayo de 2011

LABERINTO

¿A qué lugar desierto he llegado?
Este paisaje tan agreste, extraño,
este lugar sin vida, ni muerte,
este oscuro espacio quebrado.

Este abismo donde nada parece
ni es como lo habíamos imaginado;
este tiempo amargo como la noche
la misma noche del desengaño.

No pensaba perderme en laberintos
del pensamiento pero acaso duela
hasta el alma todo lo pasado,
de alguna manera sea este ocaso
el preludio menos esperado.

Pero siempre tengo una estrella
dormida en un rincón del alma,
será mi luz en esta nada oscura,
será el brillante faro que sigan
en medio de la tormenta mis pasos.

Una esperanza vale demasiado
cuando todos los sueños mueren,
cuando la realidad es implacable
con los simples poetas que amamos
hasta la muerte siempre y nunca

nunca eso será demasiado.

No hay comentarios: