miércoles, 17 de abril de 2013

APATÍA

Bajas pautas ocupan
la habitación vacía,
es todo una anomalía
de palabras quebradizas.

La poesía se estupidiza
en unos versos repetidos
como si fueran fórmulas
de alguna rara alquimia.

No encuentro la rima
exacta que acaso describa
de alguna sutil manera
lo que fuiste en mi vida.

Ya no quiero nada,
ni el sol, ni la compañía
de quienes vengan a casa
con su ridícula sonrisa.

Me da lo mismo el día,
la noche; el fin del mundo
que nunca llega a terminar
con toda esta apatía.

No hay comentarios: