viernes, 22 de enero de 2016

CADA DÍA

Si esperas la jornada
de las promesas cumplidas
debes saber que la vida
es una constante intriga.

De uno depende todo,
todo lo que se haga y diga
para hacer que ese destino
no sea senda de espinas.

Cada instante, cada sonrisa,
cada momento somos aquellos
capaces de torcer el universo
hasta sus límites y enigmas.

Si fracasamos al menos
nadie dirá que no sabemos,
que nunca dimos el esfuerzo
de ser mejores cada día.


2 comentarios:

Gustavo Yandros dijo...

Muy bueno. Por eso yo ya no creo ni espero de nadie. Yo voy, ando y hago lo que me parece o me gusta a mi. Si algun dia surge algo novedoso con alguien mejor. Si no seguire asi. Haciendo lo que yo quiero. Peor es sentarte en una silla a esperar de alguien vaya a saber por cuanto tiempo. Semanas, meses, años. O el resto de la eternidad. Un abrazo

Martin Espinoza dijo...

Cda uno hace su camino (o sigue su camino), si se encuentra a alguien que se cruce en la senda que seguimos bienvenido.