viernes, 9 de septiembre de 2016

VIENTO

No olvides la lluvia
de esos días de enero,
una vez estuvimos
bajo ese gris cielo.

Caminamos lento
sin que importe nada,
sonrías y tu mirada
llenaba todo de magia.

Parecía el mundo
de una belleza inusitada,
como si fuere acaso todo
una maravilla cotidiana.

Las palabras volaban
como leves gorriones
entre floridas ramas
frutales y aromadas.

Paraíso perdido lejos
en el tiempo perverso
que siempre pasa
como el viento.



No hay comentarios: