sábado, 18 de abril de 2009

ESTACIONES SIN TIEMPO

Ha pasado el invierno
pero las flores están muy lejos,
los ocasos son siempre de fuego
sin embargo el frío persiste,
acaso todo sea de hielo.

Como si la primavera estuviera muerta
o dormida, quien sabe con que sueños,
no hay aves todavía, ni mariposas,
ni aquel dulce aroma que reconforta
el alma con su paz de azahares frescos.

Las noches persisten en su empeño
de ser más extensas que los días
y no noto que haya alguna sonrisa
en los rostros que mudo observo.

Es un espejo siempre macabro
mirarse en los demás sin verse,
no como seres vivos , sino sombras,
extraños y oscuros espectros.

No hay nieve por estos lugares
pero el frío cala hasta los huesos,
congela la carne que se endurece
como los corazones perversos.

Como si todo ahora fuera nada más
que un triste relato negro
con personajes siempre hundidos
muy hondo en su sufrimiento.

Pero aún recuerdo la luz,
aquel cálido abrazo de fuego
que daba vida a mi alma encendida
con esa fuerza desconocida
hasta ese mismo momento.

Será que el amor no regresa,
que pasa una sola vez en la vida,
es un tren que transita por vías cerradas
en olvidadas estaciones sin tiempo.

2 comentarios:

Carolina. dijo...

Yo creo que el tren del amor puede pasar más de una vez en la vida. Por supuesto que ninguno tendrá la misma velocidad que el otro, el mismo olor, los mismos colores, la misma gente dentro. Cada tren tiene su tiempo y su forma, como el amor. Cada uno será distinto.
Perdón por mi retraso en pasar, es que la facultad me tiene loca.
¡Cariños!


Caro.

Martín_Espinoza dijo...

Gracias por pasar Caro! Y por tus palabras, siempre tan lindas.

La facu vuelveloco a más de uno, es así jeje