domingo, 11 de diciembre de 2011

EL DE SIEMPRE

Acaso esperes el regreso
de tan sólo lo bueno.

La compañía, la sonrisa,
la brisa en la costanera vacía;
las palabras de aliento,

Ese beso tan delicado
como pétalos de rosas
entre los dedos sedientos.

Las caminatas silentes
por las calles de la melancolía
con luciérnagas como guías.

Pero lamento decirlo,
el tiempo, para mí,
es un ciclo perverso.

El mismo amanecer de siempre,
los mismos recuerdos tuyos,
los mismos pensamientos.

La misma sensación de perderte,
aún cuando estabas a mi lado,
cuando a veces podía verte.

Cuando soñaba con el futuro,
cuando proyectaba luces
y no estás sombras inhertes.

No esta tristeza que mata
todas las ilusiones quebradas
como las lunas ausentes.

Por eso no vuelvas, te ruego,
sigo siendo el se siempre.

No hay comentarios: