domingo, 25 de diciembre de 2011

SIN OLVIDO

No creas que el olvido existe;
uno se acostumbra a la ausencia,
al vacío, a la indiferencia.

A las horas que caen muertas
de los relojes que nunca esperan,
del tiempo que jamás regresa.

De las palabras, como dormidas,
en viejas cartas que el viento lleva
cual hojas viejas y secas.

Algún día se cruzarán nuestras sendas;
verás como los sentimientos aún viven,
como el corazón siempre recuerda.

Ese día comprenderás que aún sigo
soñando todavía contigo, a pesar de todo,
a pesar de que culpa mía te hayas ido.

No hay comentarios: