miércoles, 9 de mayo de 2012

APENAS

El futuro viene planeado
por albures que desconozco,
pero sospecho en el fondo
lo que pasará con nosotros.

Nos alejamos poco a poco
sin siquiera intentar querernos,
nos dormimos en nuestro sueño
indolente de un mundo nuevo.

Nos dejamos arrastrar sin remedio
por las ideas, pensamientos, conceptos,
políticas, religiosas; nada de amor,
de eso parece que no sabemos.

Somos sabios y muy necios,
materia prima de idiotas perfectos,
autistas en nuestros universos
de divagaciones y miedos.

Temo quererte y que no me quieras,
temes amarme, amar de todas maneras,
perder quien sabe que cosas raras,
ni nosotros comprendemos la esencia.

Pero el tiempo es un verdugo
que pasa sin medir consecuencias,
la vida que podríamos tener unidos
se está volviendo una quimera.

Nada hacemos para cambiarlo
porque cuando estamos juntos
nos convertimos en seres extraños,
sonreímos, hablamos con inocencia.

Mi alma muy alto se eleva,
tus ojos se iluminan como la luna
en su plenilunio más hermoso,
en su noche acaso más perfecta.

Pero todo es una mentira,
un momento que se diluye apenas
cada uno cruza la puerta de su casa,
regresa a su rutina perversa.

No hay comentarios: