miércoles, 8 de agosto de 2012

MIEDO

Como el tallo de una rosa,
delgada, delicada y elegante
a la vez que hermosa.

Tus espinas no me tocan,
respiro tu suave aroma
que la brisa atesora.

Tus pétalos son tu boca;
en cada beso deshojo
una respuesta preciosa.

La primavera buena
te ha colmado de belleza,
sabiduría e inteligencia.

Yo sólo soy quien te admira,
como un niño que contempla
enamorado una estrella.

Cada paso, cada sutil gesto,
temiendo siempre el regreso
del cruel y duro invierno.

No hay comentarios: