viernes, 3 de agosto de 2012

TIEMPO

El tiempo siempre
deja todo muy lejos,
el dolor, la alegría.

Se torna una caricia
al alma cuando recordamos
todas las cosas perdidas.

Se lleva consigo,
tantas palabras, sueños,
ilusiones y fantasías.

Quizás al paraíso,
tal vez a ese lugar de dicha
que esperamos algún día.

O acaso no pase nada,
simplemente se desvanezca
en la nada la melancolía.

No hay comentarios: