lunes, 8 de octubre de 2012

CADA DÍA


Qué estrella ha querido
bajarse del cielo una mañana
para darle brillo a tus ojos,
esa cálida luz a tu mirada.

Ese faro de mis pensamientos
pues en mi mente te llevo
como la guía de mis recuerdos,
de todos mis actos venideros.

Como si fueras mi alma,
mi dicha, mi paz, mi calma,
sonrío cuando miro dentro mío
este paisaje que no se acaba.

Soy infinito por dentro,
porque es infinito mi pecho,
pues este sentimiento enorme
nace del mismo universo.

Nace de tus ojos, de tu sonrisa
cuando me miras, dices mi nombre,
sigues tus pasos como flotando
te llevas contigo mi alegría.

Te llevas contigo la quimera
de soñar que me quieres todavía
como te quiero y quiero siempre
al verte pasar cada día.

No hay comentarios: