sábado, 13 de octubre de 2012

ESPERANZA


A veces uno cae
en problemas que no comprende;
luchar contra la adversidad
es la premisa de siempre.

Aunque en su momento parezca
que nada bueno nunca sucede,
después de toda tormenta
es mejor el cielo celeste.

Caminar en esta vida
es cosa de valientes,
manteniendo la esperanza
como un faro reluciente.

Al final de los días
uno siembra lo que merece,
todo va y todo vuelve,
lo bueno prevalece.

2 comentarios:

Gaby P. dijo...

No te tenía como un poeta Tincho! jeje, muy buena la página y los poemas!

Un abrazo querido.

Martin Espinoza dijo...

Escribo hace mucho tiempo ya.

Muchas gracias por pasar, leer y comentar jaja