jueves, 4 de octubre de 2012

DEMASIADO


No estás en mis recuerdos,
vives difusa en el pasado,
tampoco en los amaneceres
ni siquiera en los ocasos.

Ni en las palabras,
de tu nombre sin significado,
o en las lágrimas perdidas;
tal vez te he olvidado.

Quizás ni siquiera existas,
ni seas parte alguna de mi vida,
un dolor absurdo en definitiva
que no comprendo demasiado.

No hay comentarios: