miércoles, 12 de diciembre de 2012

APARIENCIA

He estado así tantas veces
que ya ignoro mi tristeza,
ando siempre cabeza abajo
como buscando raras huellas.

Será que pretendo del pasado
encontrar lo ido hace tanto;
busco tal vez el rumbo perdido
en el camino de mis torpes pasos.

Tropiezo en mi ciega carrera
con los mismos obstáculos de antaño;
no aprendo nunca, siempre caigo,
en los abismos que me rodean.

Cuelo la luna de mis ideas
para ponerla en una noche sola,
para soñar que no estará muerta,
quien sabe el lugar y cuando sea.

Me deprimo, en definitiva,
todos los días que me restan,
sonrío y nadie se da cuenta
que mi suerte es perversa.

No hay comentarios: