martes, 25 de diciembre de 2012

NADA

No duermo ahora,
pienso en vos cada día,
en las noches recuerdo
las posibilidades perdidas.

Tu mirada me ilumina
como un sol de mediodía,
quema consigo el universo
de ilusiones que tenía.

Pero mi terca esperanza
desconoce esas palabras
y sigue firme a pesar
de que ya no queda nada.

No hay comentarios: