miércoles, 11 de septiembre de 2013

MIRO

Mis dedos tocan el aire,
el vacío mismo que respiro,
el frío que se ha quedado
para siempre conmigo.

Sentado en silencio contemplo
paisajes de cosas que ya fueron,
como si fuera la vida de otro
y no de quien aquí yace.

De quien alguna vez supo
que el amor es más que una frase,
mucho más que la suma de palabras
en promesas que el viento deshace

Quien se perdió en los laberintos
siempre tristes e infames del olvido,
los mismos de los cuales nunca
casi nadie vez alguna sale.

Por eso ahora simplemente miro,
cual alguien de quien nada se sabe,
observo conmovido como el destino
actúa de maneras impensables.


No hay comentarios: