miércoles, 22 de enero de 2014

SABIDURÍA

Aprendo del tiempo
sus lecciones muy sabias;
tarde, acaso demasiado,
cuando no queda nada.

La noche no es infinita,
es preludio de la mañana,
inicio de un nuevo día
donde todo tal vez pasa.

Los sueños se concretan
poco a poco cada jornada;
cada paso hacia adelante
es un paso a la esperanza.

Pero ser sabio lleva años,
a fuerza de errores se logra;
al menos tendré el consuelo
de una sabiduría hermosa.



No hay comentarios:

APATÍA

Cuesta el silencio entre tanta gente, muchas palabras, historias ausentes. Tanta nostalgia por ahí derramada, cada hoja perdida tien...