viernes, 2 de octubre de 2015

RUTINARIA

Si miras con esperanza
el sol que lejos nace,
sonreirás a la mañana
al ver ese paisaje.

La tarde sin siesta
para caminar despacio
bajo la luz que baña
todo de un brillo claro.

El ocaso será preludio
de una noche soñada
de todas esas cosas
que llevas guardadas.

Así la maravilla 
cambiará tu jornada,
las horas perdidas
de una vida rutinaria.

No hay comentarios: