miércoles, 23 de diciembre de 2015

ERAS

Hablo contigo
de cosas del pasado,
de remotos tiempos
casi olvidados.

Cuando todo era
posible al soñarlo,
una sonrisa pagaba
el futuro cercano.

No había limites
si lo imaginábamos,
más que el cielo mismo
nunca tan alto.

Eras esa luz exacta
en la oscuridad perenne,
la misma que me daba
fuerzas de repente.

Eras, siempre eras
y serás acaso siempre
ese fantasma lejano
de lo que no vuelve.


No hay comentarios:

APATÍA

Cuesta el silencio entre tanta gente, muchas palabras, historias ausentes. Tanta nostalgia por ahí derramada, cada hoja perdida tien...