viernes, 14 de octubre de 2016

PRISMA

Volvía de lejos,
de la oscuridad íntima,
donde el tiempo es apenas
un prisma donde se mezclan
todas las realidades mismas.

La materia rompe secuelas
y nada de lo pasado importa
porque todo siempre se reforma;
cada átomo cuántico se mueve
saltando tenazmente sus órbitas.

De ahí volvía, de esa maravilla
donde la vida es una sentencia 
que tienen todas las estrellas,
donde empieza y acaso termina
la metáfora de la razón misma.

Volvía pero tal vez ese no era
aquel lugar del espacio tiempo 
del cual había iniciado su partida
y nunca regresaba, sólo llegaba
a una nueva frontera prístina.

Siempre será un extranjero
donde quiera que se dirija,
a roto todas las riendas,
a quebrado las esferas
de universos y vidas.



No hay comentarios: