martes, 16 de septiembre de 2008

NO ME QUIERAS TANTO

No me quieras tanto
acaso no pueda seguir el paso
por esta senda del amor,
por esta vida cuesta abajo.

Despacio, quizás, despacio,
logre despertar el corazón
dormido en su coraza oscura
de dolor que me hace daño.

Los años pasaron y sin quererlo
me he convertido en prisionero
de la rutina que ha marcado
mis días y sentimientos.

Pero algo ha cambiado
dentro de mi alma que estalla
como la primavera que arrasa el frío,
las noches largas y solitarias.

Una flor pequeña brota
entre aquellas secas ramas
del árbol pequeño de mis días
que, contigo, se llena de magia

No hay comentarios: