lunes, 1 de marzo de 2010

EN TU MIRADA

Si te digo que te quiero,
ahora, en este mismo momento,
quizás rompa el sortilegio
que me mantiene preso.

O quiebre el destino incierto
que siempre juega sus oscuras barajas
apostando por la felicidad soñada
a tu lado todo el tiempo.

Pero es mejor este silencio,
seguir esperando algún milagro,
alguna señal en el universo
que indique que cambia el cielo.

Otro sol, otras estrellas,
otro abismo sobre mi cabeza,
otros caminos a recorrer cual sendas
que me llevan a la dicha plena.

Soñar no cuesta nada y de sueños
viven los pedazos de mi alma,
las partes que aún tienen brillo
no se han perdido en la fría nada.

Contigo, mi amor, contigo,
si dios mismo quiebra el destino
que me ata a la leve esperanza
de añorarte como añoro el alba

de un amanecer en tu mirada.

No hay comentarios: