jueves, 5 de agosto de 2010

QUE FUE MÍA

Dices que te olvido,
que te dejo dormida
en el ayer que lastima.

Pero no sabes que mi vida
tiene tu nombre como estigma,
como bandera de mis días.

Te veo triste, te veo herida,
llorando mientras tu mano
roza con dulzura la mía.

Caminando hacia la nada
donde permaneces cual fantasma
en la noche oscura escondida.

Para brillar en mis poesías,
en todas las palabras que encuentro
encendidas como estrellas cada tanto,
en la calle o en las flores marchitas.

En tus viejas fotografías donde miro
el brillo de aquella mirada que fue mía,
como mías las caricias y los besos
de un amor que se moría.

2 comentarios:

(lunattyk) dijo...

una vez mas debo decir que me impresiona su capacidad para hacer sentir con sus palabras caballero.... Como siempre, me ha gustado tu sencillez en este poema que dice mucho!... besotes tinchon!

Martín_Espinoza dijo...

Busco expresar mucho en pocas palabras, pero a veces es tanta la necesidad de expresión que las palabras deben complicarse.