domingo, 1 de agosto de 2010

EL MISMO CIELO

Es bueno que el tiempo pase,
que vayamos envejeciendo
hasta morir sin quererlo.

Es lo que le da valor a la vida,
al amor, a los seres queridos,
a los amigos, a los sueños.

Lo material no importa nada,
eso es todo un cuento de aquellos
que quieren vendernos cosas
como si nos dieran un universo.

Pero la vida termina y eso
es un don que no conocemos,
pensamos que es un castigo
pero es una suerte que eso pase
para poder ser un recuerdo.

Si logramos eso, si nuestro nombre
perdura más allá de nuestro tiempo
significa que no fue en vano el paso
por este lado oscuro del universo.

Que algo habremos hecho de bueno
para que al decir aquella palabra
se esboce una sonrisa, una lágrima,
una sensación de paz dulce en el alma.

Aunque no estemos para saberlo
en las personas que perduren
podremos ser como un ser nuevo
alejado de nuestra conciencia

pero bajo el mismo cielo.

2 comentarios:

(lunattyk) dijo...

... la vida es un regalo de Dios o como digo yo, un préstamo y hay que devolverlo cuando éste haya caducado, pues ahí volveremos a ser sus ángeles...

Por el recuerdo de las personas que amamos... Besotes tinchón... Mi reflejo en este blog juaz!

Martín_Espinoza dijo...

Gracias Naty, tu reflejo está en mis días, sos esa lucecita que siempre brilla.