miércoles, 8 de septiembre de 2010

REGRESA

Si acaso sirven de algo
las palabras que me quedan,
quiero que sean ellas emisarias
de un mensaje sin respuesta.

Porque ya no queda nada
de todo lo que era, o tal vez
nunca fue nada, pero no deja
de pensarte mi estrella.

No puedo apartar de mi cabeza
los pensamientos que te nombran
como un fantasma que se aleja
en la negra distancia incierta.

Tus oídos están cerrados
para todo lo que te diga,
pero tengo la consigna
de decirte esto que sabes.

Aunque nada ya nada vale,
aunque todo sea en vano,
aún caído y derrotado
todavía tengo fuerzas.

Para dar tan sólo un paso
hasta el abismo que es frontera
entre la tristeza que me ahoga
y la esperanza que regresa.

No hay comentarios: