martes, 1 de febrero de 2011

EN MI VIDA

Recuerdo aquel ocaso
el sol cansado que se iba;
la noche lentamente llegaba
con sus estrellas dormidas.

Las dos lunas mágicas,
una en el agua, otra arriba,
como si el universo cupiera
en una laguna tranquila.

Tu sonrisa, y tu mano
que iba junto a la mía,
camínábamos por la costa,
nos acariciaba la brisa.

Tu mirada siempre perdida
como buscando horizontes
muy lejanos de fantasía,
o sólo una excusa ínfima.

También recuerdo tus palabras,
tan precisas y distintas;
como se detuvo el tiempo
para siempre en mi vida.

2 comentarios:

lunattyk dijo...

Tu mirada siempre perdida
como buscando horizontes
muy lejanos de fantasía,
o sólo una excusa perdida.

Hace mucho que no entro a tu blog, me estoy poniendo al día como verás. siempr rescato tus frases de las cuales me siento identificada en el momento y me gustó esta que copié, en los momentos en que decaigo siento que mi mirada se ve de tal manera como la has expresado aquí.

Leo cada poema tuyo, y no los comenté por una cuestión personal, pero acá estoy, de nuevo soy yo jaja!...Saludos Tinchón!!!

Martín_Espinoza dijo...

Tanto tiempo... Aunque siempre estamos en contacto!

Ya pasaré por tus blog. Gracias por tus palabras.