martes, 22 de marzo de 2011

EN ESTA TIERRA

Estoy de este lado del mundo,
en esta parte del breve tiempo,
con las manos abiertas y un vacío
muy profundo en el pecho.

Con la mirada perdida a lo lejos,
hacía más allá del oscuro horizonte,
extraño presagio de un día venidero,
un día donde todo parecerá desierto.

Pero no es que sea malo todo eso,
no son malos los desiertos si esconden
en algún lugar secreto un tesoro,
un río donde naveguen los sueños.

Una estación donde recalen las naves
voladoras de los dulces sentimientos
a descansar tan sólo un breve momento
antes de emprender de nuevo su vuelo.

Como flores hermosas amantes del viento
quien lleva su aroma muy alto, muy lejos,
hasta los mismos ángeles somnolientos
quienes despiertan sonriendo al universo.

Un arco iris inmenso será el signo
de que en alguna parte todavía esperas,
porque eres la misma flor, la estrella,
la razón para seguir en esta tierra.

No hay comentarios: