viernes, 28 de junio de 2013

COTIDIANA

Escucho tu voz
como un lejano retazo
de un tiempo perdido,
hace mucho, extraño.

Un libro mal escrito
que leo suspendido
del tiempo cristalino
que se cae a pedazos.

Cuales soles vespertinos
que de a poco se apagan,
dando paso a una noche
con toda su nostalgia.

Todos los días son eco
de esos días donde estabas;
si hasta me parece un sueño
esta realidad cotidiana.



No hay comentarios: