viernes, 20 de diciembre de 2013

MONEDA

Me confunde la luna,
no sé bien a que juega;
por las noches se pasea
entre nubes espesas.

Cerca del horizonte cae
de su ocaso prisionera;
toda roja como de sangre,
de estrellas pasajeras.

A veces la veo de día
como si fuera un planeta
pequeño allá en el cielo,
de órbita casi perfecta.

Me sonríe en las tardes
al caminar por el parque;
la llevo en mis bolsillos
cual moneda inefable.

Con ella pagaré mis sueños,
todas las cuotas que debo;
sacaré de la nada poemas
nostálgicos y sinceros.


No hay comentarios: