viernes, 11 de abril de 2014

RESPUESTAS

Podría el destino
marcarme una senda;
señales nunca vistas
ahora se revelan.

De pronto comprendo
que había más siempre;
ciego en mi mismo
no podía verte.

El limpio paisaje 
muestra sus ribetes;
comprendo cabalmente
esos tiempos perennes

No hay comentarios:

NUEVO

A veces miro al cielo, busco una luz, un consuelo. Escucho la brisa susurrar desde lejos que no existe nada que sea eterno. Las hu...